Marshmallow casero

Deliciosísimo y auténtico marshmallow casero. Podremos disfrutar de las esponjosas nubes azucaradas hechas en casa, más sanas, más ricas y más divertidas.

Receta de marshmallow casero

Ingredientes para preparar marshmallow casero

  • 2 1/2 cucharadas de gelatina en polvo sin sabor
  • 1 1/2 tazas de azúcar
  • 1 taza de jarabe ligero de maíz
  • 1/4 cucharada de sal
  • 2 cucharadas de extracto de vainilla
  • Azúcar glas
  • Agua

¿Cómo preparar marshmallow casero?

  • Pongamos en la batidora media taza de agua fría y la gelatina, y le damos buena potencia para que combine bien, es indispensable para que podamos disfrutar de un alucinante marshmallow casero. Dejamos que la gelatina repose media horita.
  • En una cacerolita mezclaremos el azúcar, el jarabe de maíz, sal y media taza de agua. Ponemos estos ingredientes a fuego lento y vamos removiendo hasta que el azúcar se haya disuelto, y todos los ingredientes estén bien incorporados. Limpiamos los lados del recipiente, con una brochita mojada, para retirar los restos de azúcar cristalizada.
  • Subimos el fuego y cocinamos el jarabe hasta que adquiera punto de bola. En ese momento apartamos de la fuente de calor.
  • En la batidora, a velocidad muy baja, vamos echando muy lentamente el jarabe sobre la gelatina. Cuando la gelatina se ablande, subimos la velocidad de la batidora a máxima potencia. Tendremos que emplear casi un cuarto de hora en el proceso de batido, hasta que la mezcla se vuelva densa y de un color blanquecino y casi triplique su volumen original. El aspecto es como de las nubes deshechas, pero es así, todo va bien. Añadimos la vainilla.
  • Ahora tomamos un molde y cubrimos el fondo de azúcar glas, una capa importante, sin miedo. Este azúcar evitará que el marshmallow casero se pegue.
  • Acto seguido vamos a verter la mezcla del dulce y lo acomodamos en el interior del recipiente. A continuación, también espolvoreamos la superficie con gran cantidad de azúcar glas. Dejamos reposar toda la noche sin tapar, para que se seque.
  • A la mañana siguiente espolvoreamos una superficie de trabajo con abundante azúcar glas. Desmoldamos el marshmallow casero y vamos cortándolo en cuadraditos con unas tijeras o un cuchillo bien afilado, como mejor se te de. Rebozamos los trocitos en azúcar glas y a disfrutar.
  • Foto orientativa: betsyweber